Conoce qué es la apreciación de moneda

La apreciación de moneda es un aumento en el valor de una moneda en relación con otra moneda. Las monedas se aprecian entre sí por una variedad de razones, incluida la política gubernamental, las tasas de interés, las balanzas comerciales y los ciclos económicos.

El valor de una moneda no se mide en términos absolutos. Siempre se mide en relación con la moneda que se compara con ella. Los países utilizan la apreciación de la moneda como una herramienta estratégica para impulsar sus perspectivas económicas.

Conceptos básicos sobre la apreciación de moneda

En un sistema de cambio de tipo flotante, el valor de una moneda cambia constantemente en función de la oferta y la demanda en el mercado de divisas. La fluctuación en los valores permite a los comerciantes y empresas aumentar o disminuir sus tenencias y beneficiarse de ellas.

La apreciación de la moneda, sin embargo, es diferente del aumento del valor de los valores. Las divisas se negocian en pares. Así, una moneda se aprecia cuando el valor de una sube en comparación con la otra.

Esto es diferente a una acción cuya apreciación de precio se basa en la evaluación del mercado de su valor intrínseco. Por lo general, un operador de Forex negocia un par de divisas con la esperanza de una apreciación de la divisa base frente a otra.

La apreciación está directamente relacionada con la demanda. Si el valor se aprecia (o sube), la demanda de la moneda también aumenta. Por el contrario, si una moneda se deprecia, pierde valor frente a la moneda con la que se negocia.

Comprendiendo la apreciación de la moneda

Una cotización de moneda estándar enumera dos monedas como tasa. Por ejemplo, GBP / USD = 1.30. La primera de las dos monedas (GBP) es la moneda base y representa una sola unidad, o el número 1 en el caso de una fracción como 1 / 1.30.

La segunda es la moneda cotizada y está representada por la tasa como la cantidad de esa moneda necesaria para igualar una unidad de la moneda base. La forma en que se lee esta cotización es: una libra esterlina compra 1.30 unidades de dólar estadounidense.

A los efectos de la apreciación de la moneda, la tasa corresponde directamente a la moneda base. Como regla general, el aumento o la disminución de una tasa siempre corresponde a la apreciación / depreciación de la moneda base. Y a la inversa corresponde a la moneda cotizada.

Apreciación de divisas frente a acciones

Una acción es un valor que representa la propiedad en una corporación para la cual sus funcionarios tienen el deber fiduciario de realizar operaciones que resulten en ganancias positivas para el accionista. Por lo tanto, una inversión en una acción siempre debe estar revalorizándose.

Por el contrario, una moneda representa la economía de un país. Y a su vez, el tipo de cambio se cotiza emparejando dos países y calculando el tipo de cambio de una moneda con la otra. En consecuencia, los factores económicos subyacentes de los países representativos inciden en esa tasa.

Una economía que experimenta crecimiento da como resultado una moneda que se aprecia y el tipo de cambio se ajusta en consecuencia. El país con la economía debilitada puede experimentar una depreciación de la moneda, lo que también tiene un efecto sobre el tipo de cambio.

Efectos de la apreciación de la moneda

Cuando la moneda de una nación se aprecia, puede tener varios efectos diferentes en la economía. Aquí hay solo un par.

Los costos de exportación aumentan

Si el dólar estadounidense se aprecia, los extranjeros encontrarán los productos estadounidenses más caros porque tienen que gastar más en esos productos en USD.

Eso significa que con el precio más alto, la cantidad de productos estadounidenses que se exportan probablemente disminuirá. Esto eventualmente conduce a una reducción del producto interno bruto (PIB), que definitivamente no es un beneficio.

Importaciones más baratas

Si los productos estadounidenses se vuelven más caros en el mercado extranjero, los productos extranjeros o las importaciones se volverán más baratos en los EE. UU. Eso se traduce en un beneficio de precios más bajos, lo que lleva a una inflación general más baja.