Descubre qué son los mercados alcistas y bajistas en finanzas

Los mercados alcistas y bajistas, son términos que en el mundo de las inversiones se utilizan con frecuencia para describir las condiciones del mercado.

Estos términos se utilizan para describir el desempeño de los mercados de valores en general. Es decir, si su valor se está apreciando o depreciando. Y como inversor, la dirección del mercado es una fuerza importante que tiene un gran impacto en su cartera.

Por lo tanto, es importante comprender cómo cada una de estas condiciones de mercado puede afectar sus inversiones. Los términos son simples pero sus causas son increíblemente complejas.

Adentrándonos en los mercados alcistas y bajistas

Mercado alcista frente al mercado bajista

Un mercado alcista es un mercado en alza y donde las condiciones de la economía son generalmente favorables. Existe un mercado bajista en una economía que está retrocediendo y donde la mayoría de las acciones están perdiendo valor.

Debido a que los mercados financieros están muy influenciados por las actitudes de los inversores, estos términos también indican cómo se sienten los inversores sobre el mercado y las tendencias económicas consiguientes.

Un mercado alcista se caracteriza por un aumento sostenido de los precios. En el caso de los mercados de acciones, un mercado alcista denota un aumento en los precios de las acciones de las empresas.

En esos momentos, los inversores suelen tener fe en que la tendencia alcista continuará a largo plazo. En este escenario, la economía del país suele ser sólida y los niveles de empleo son altos.

Por el contrario, un mercado bajista es uno que está en declive. Por lo general, un mercado no se considera un verdadero mercado “bajista” a menos que haya caído un 20% o más desde los máximos recientes.

En un mercado bajista, los precios de las acciones caen continuamente. Esto da como resultado una tendencia a la baja que los inversores creen que continuará; esta creencia, a su vez, perpetúa la espiral descendente. Durante un mercado bajista, la economía se desacelera y el desempleo aumenta a medida que las empresas comienzan a despedir trabajadores.

Características de los mercados alcistas y bajistas

Aunque un mercado alcista o un mercado bajista está marcado por la dirección de los precios de las acciones, existen algunas características que los acompañan que los inversores deben conocer.

Oferta y demanda de valores

En un mercado alcista, existe una fuerte demanda y una escasa oferta de valores. En otras palabras, muchos inversores desean comprar valores, pero pocos están dispuestos a venderlos. Como resultado, los precios de las acciones subirán a medida que los inversores compitan para obtener el capital disponible.

En un mercado bajista, ocurre lo contrario: más personas buscan vender que comprar. La demanda es significativamente menor que la oferta y, como resultado, los precios de las acciones caen. 

Psicología del inversor

Debido a que el comportamiento del mercado se ve afectado y determinado por cómo los individuos perciben y reaccionan a su comportamiento, la psicología y el sentimiento de los inversores afectan si el mercado subirá o bajará.

El desempeño del mercado de valores y la psicología del inversor son mutuamente dependientes. En un mercado alcista, los inversores participan voluntariamente con la esperanza de obtener beneficios.

Durante un mercado bajista, el sentimiento del mercado es negativo. Los inversores comienzan a sacar su dinero de la renta variable hacia valores de renta fija mientras esperan un movimiento positivo en el mercado de valores.

En resumen, la caída de los precios de la bolsa sacude la confianza de los inversores. Esto hace que los inversores mantengan su dinero fuera del mercado, lo que, a su vez, provoca una caída general de los precios a medida que aumenta la salida.

Cambio en la actividad económica

Debido a que las empresas cuyas acciones cotizan en las bolsas participan en la economía en general, el mercado de valores y la economía están estrechamente vinculados.

Un mercado bajista está asociado con una economía débil. La mayoría de las empresas no pueden registrar grandes ganancias porque los consumidores no gastan lo suficiente. Esta disminución de las ganancias afecta directamente la forma en que el mercado valora las acciones.

En un mercado alcista, ocurre lo contrario. La gente tiene más dinero para gastar y está dispuesta a gastarlo. Esto impulsa y fortalece la economía. En este tipo de periodos es cuando conviene invertir de manera contundente, por ejemplo, existen fondos de inversión en México o Estados Unidos muy atractivos que pueden brindar un  retorno considerable.

Medición de los cambios del mercado

El determinante clave de si el mercado es alcista o bajista no es solo la reacción instintiva del mercado a un evento en particular, sino su desempeño a largo plazo. Los pequeños movimientos solo representan una tendencia a corto plazo o una corrección del mercado. Si habrá o no un mercado alcista o un mercado bajista solo se puede determinar durante un período de tiempo más largo.

Sin embargo, no todos los movimientos largos en el mercado se pueden caracterizar como alcistas o bajistas. A veces, un mercado puede atravesar un período de estancamiento mientras intenta encontrar una dirección. En este caso, una serie de movimientos ascendentes y descendentes en realidad cancelarían las ganancias y pérdidas resultando en una tendencia plana del mercado.

Tanto los mercados bajistas como los alcistas, tendrán una gran influencia en sus inversiones, por lo que es una buena idea tomarse un tiempo para determinar qué está haciendo el mercado al tomar una decisión de inversión. Recuerde que a largo plazo, el mercado de valores siempre ha tenido una rentabilidad positiva.